pinterest My title page contents

Pokračujeme ve výzvě si minimálně jednou za 14 dní přečíst nahlas nějaký text ve španělštině.

První článek na toto téma byl text písně od kolumbijského zpěváka Camila, dnes to bude úryvek z románu Nada od španělské autorky Carmen Laforef.

Tento román vypráví o existencialismu a chudobě poválečné doby během vlády generála Francisca Franca. Knížku můžete sehnat i u nás.

Hlavní postavou je Andrea, která se po konci války přestěhuje do Barcelony do domů své babičky. Přijela studovat na univerzitu a s velkou naději na lepší život. Nicméně, v domě svých příbuzných panovala velmi neklidná nálada ovlivněná chudobou, hladem, násilím a závistí.

Přečtěte si první dojem Andrey, když dorazila poprvé do velkoměsta, Barcelony.

Por dificultades en el último momento para adquirir billetes, llegué a Barcelona a medianoche, en un tren distinto del que había anunciado, y no me esperaba nadie.

Era la primera vez que viajaba sola, pero no estaba asustada; por el contrario, me parecía una aventura agradable y excitante aquella profunda libertad en la noche. La sangre, después del viaje largo y cansado, me empezaba a circular en las piernas entumecidas y con una sonrisa de asombro miraba la gran Estación de Francia y los grupos que estaban esperando el expreso y los que llegábamos con tres horas de retraso.

El olor especial, el gran rumor de la gente, las luces siempre tristes, tenían para mí un gran encanto, ya que envolvía todas mis impresiones en la maravilla de haber llegado por fin a una ciudad grande, adorada en mis sueños por desconocida.

Empecé a seguir –una gota entre la corrienteel rumbo de la masa humana que, cargada de maletas, se volcaba en la salida. Mi equipaje era un maletón muy pesado  -porque estaba casi lleno de libros- y lo llevaba yo misma con toda la fuerza de mi juventud y de mi ansiosa expectación.

Un aire marino, pesado y fresco, entró en mis pulmones con la primera sensación confusa de la ciudad: una masa de casas dormidas, de establecimientos cerrados, de faroles como centinelas borrachos de soledad. Una respiración grande, dificultosa, venía con el cuchicheo de la madrugada. Muy cerca, a mi espalda, enfrente de las callejuelas misteriosas que conducen al Borne, sobre mi corazón excitado, estaba el mar.

Váš košík
0